El osteópata, a través de sus manos, valora las diferentes funciones del cuerpo:

    MECÁNICA: postura, desviaciones de columna, oclusión dental, apoyo plantar, etc.
    VISCERAL: movilidad, motilidad de los órganos, trabajo de zonas reflejas del Dr. Jarricot, Dr. Chapman, Dr. Dicke, Dr. Head, etc.
    NEUROLÓGICO: Falta de sensibilidad, parestesias, pérdida de fuerza, reflejos neurovegetativos, etc.

En función de los hallazgos y la relación entre ellos, se establece la línea de actuación para trabajar con el paciente y/o derivarlo al profesional sanitario que fuese más indicado para él (médico, fisioterapeuta, podólogo, dentista, optometrista).

¿Quieres saber más sobre la Osteopatía?